VEGANISMO

El veganismo es una manifestación antiespecista que supone el rechazo a formar parte de esta explotación y discriminación sistemáticas contra los animales no humanos. Pero, primeramente, el veganismo ha de diferenciarse claramente del vegetarianismo. El vegetarianismo u ovolacto-vegetarianismo es un hábito alimenticio que consiste en abstenerse simplemente de comer carne o pescado, pero no de consumir huevos, leche y sus derivados. El veganismo —a diferencia del vegetarianismo— es un posicionamiento político que rechaza la violencia y explotación animal en cualquiera de sus formas, de ahí que las veganas y veganos no consuman ningún tipo de alimento ni vestimenta de procedencia animal (carne, huevos, pescado, leche, miel, lana, seda…), ni acudan a ningún tipo de espectáculo o recreación que utilice a los animales (circos, ferias, zoos…).

La explotación animal ha de ser rechazada y erradicada pues los animales no humanos también tienen intereses propios, que distan profundamente de ser esclavizados, vejados, torturados y finalmente asesinados.

En torno al veganismo existe una idea acrítica muy extendida, que es ver el veganismo como un fin en sí mismo: siendo veganes hemos cumplido con el cometido, creemos que no podemos hacer más, o que ya hacemos suficiente. Tenemos la conciencia tranquila. No podemos olvidarnos de que el veganismo es el rechazo y abstención de productos de origen animal, pero no estamos haciendo algo bueno en sí, sino evitando hacer algo malo. Por ello, siendo únicamente veganos no estamos contribuyendo a acabar con la explotación animal ni con la opresión que la sustenta, el especismo. El veganismo no es el fin, es el principio, un primer paso indispensable en la lucha antiespecista.

Por ello es importante concebir el veganismo no como una dieta, estilo de vida o simples hábitos pasivos, sino como una denuncia y reacción ante el especismo y su explotación. El veganismo es la manifestación de una mentalidad antiespecista.

Podemos hacer mucho más por los animales de lo que pensamos, y en eso se basa la lucha y el activismo antiespecista.